I agree with Terms and Conditions and I've read
and agree Privacy Policy.

Schedule a Visit

Nulla vehicula fermentum nulla, a lobortis nisl vestibulum vel. Phasellus eget velit at.

Call us:
1-800-123-4567

Send an email:
monica.wayne@example.com

CRISIS DE ANSIEDAD

¿QUÉ ES UNA CRISIS DE ANSIEDAD?

La ansiedad es una reacción emocional de alerta ante una amenaza. Es un tipo de miedo irracional no justificado, acompañado de una serie de síntomas.

La ansiedad en sí no es mala. Algunos niveles de ansiedad pueden ser necesarios en la vida. Es una respuesta adaptativa que nos protege  pero que  comienza a ser un problema cuando nos impide realizar una vida normal y satisfactoria.

La crisis de ansiedad o ataque de pánico es el resultado del miedo y suele comenzar con unas sensaciones que interpretamos como desagradables. Suele estar precedido por un pensamiento.

El DSM 5 (American Psychiatric Association) habla del Trastorno de Pánico y fija unos criterios para hacer el diagnóstico:

A. Ataques de pánico imprevistos y recurrentes. Un ataque de pánico es la aparición súbita de miedo intenso o de malestar intenso que alcanza su máxima expresión en minutos y durante este tiempo se producen cuatro (o más) de los síntomas siguientes:

  • Palpitaciones, golpeteo del corazón o aceleración de la frecuencia cardiaca.
  • Sudoración.
  • Temblor o sacudidas.
  • Sensación de dificultad para respirar o de asfixia.
  • Sensación de ahogo.
  • Dolor o molestias en el tórax.
  • Náuseas o malestar abdominal.
  • Sensación de mareo, inestabilidad, aturdimiento o desmayo.
  • Escalofríos o sensación de calor.
  • Parestesias (sensación de entumecimiento o de hormigueo).
  • Desrealización (sensación de irrealidad) o despersonalización (separarse de uno mismo).
  • Miedo a perder el control o de “volverse loco.”
  • Miedo a morir.

                                                                                                                                                                                                                                                                               

B. Al menos a uno de los ataques le ha seguido un mes (o más) de uno o los dos hechos siguientes:

  • Inquietud o preocupación continua acerca de otros ataques de pánico o de sus consecuencias (p. ej., pérdida de control, tener un ataque de corazón, “volverse loco”).
  • Un cambio significativo de mala adaptación en el comportamiento relacionado con los ataques (p. ej., comportamientos destinados a evitar los ataques de pánico, como evitación del ejercicio o de las situaciones no familiares).

 

C. No atribuible a sustancias o enfermedad física.

D. No se explica mejor por otro trastorno mental.

 

Cada crisis puede durar sólo unos minutos, pero también puede persistir más tiempo. El curso del trastorno es muy variable y suele ser más frecuente en las mujeres.

 

TRATAMIENTO.

Tratamiento basado en Terapias de Tercera Generación y  Terapia cognitivo-conductual . Incorporamos los últimos avances realizados por otras corrientes como el Mindfullnes.

El objetivo es que la persona aprenda a gestionar las crisis, que aprenda a relacionarse con la ansiedad de otra forma, que sea capaz de identificarla y controlarla.

¿CÓMO ACTUAR?

Si piensa  que tiene un problema de ansiedad, no deje pasar el tiempo. Visite a un profesional para que haga el diagnóstico e inicie el tratamiento.

Pida información gratis o  reserve su cita llamando al  676  514  789.                                                Puede comentar, si lo desea,  el caso que le preocupa en el formulario que se expone a continuación y le responderemos en breve: